¿Qué motiva a una persona a volver a comprar un producto? ¿O a comprarlo por primera vez?
 
¿Qué motiva a una persona a volver a comprar un producto? ¿O a comprarlo por primera vez? Sabías que los anuncios que apelan a sentimientos como los de Coca-Cola o el último de Amazon, quedan grabados en la memoria de las personas a medio y largo plazo? Hoy, desde V3rtice, agencia de publicidad y comunicación vamos a indagar en las claves de la comunicación emocional y cómo ésta, puede repercutir de manera tan directa en la mente del consumidor.
 
Los expertos en esta materia destacan al neuromarketing como la piedra filosofal de la comunicación emocional. Existen 3 factores que son decisivos en el proceso de compra: La parte emocional, la parte racional y la instintiva dentro del cerebro humano. Son 3 niveles que tienen su peso relativo según la fase en la que se encuentre el consumidor y los estímulos del exterior que reciba.
 
La publicidad emocional apela directamente a los sentimientos de los consumidores. El objetivo es que empaticen con el anuncio y la marca del anuncio y se sientan identificados. Es una técnica con la que la marca intenta acercarse al consumidor y mostrar su lado más ‘próximo’.
 
Los anuncios que apelan a las emociones consiguen generar un impacto mayor en las personas y por esta razón se quedan en la mente del consumidor por un tiempo mayor. Conectan además, con el punto de decisión de compra que es muy subjetivo, no se trata de una decisión tomada por nuestro cerebro racional por lo que el anuncio publicitario intenta acceder a la parte emocional de nuestro cerebro.
 
La publicidad emocional, además, puede ser empleada no solo para vender sino para conscienciar y transmitir mensajes. Los ejemplos más claros los encontramos cuando vemos anuncios de ONG’s o del gobierno de España sobre tomar precauciones cuando conducimos. Tratan de generar un gran impacto, aunque a veces no consigan los mismos resultados que los anuncios comerciales.
 
Nuestro cerebro utiliza, de manera inconsciente, los hábitos de compra, la experiencia y recuerdos pasados emocionales para decidir sobre si compramos o no una marca. Las empresas, mediante sus anuncios, buscan influir en esa experiencia pasada y en la percepción final que el consumidor tiene. La parte más complicada es conseguir que el consumidor asocie una marca a algo positivo y llegados a este punto, los mensajes emocionales e instintivos tienen más capacidad de modificar un recuerdo, que los racionales.
 
Desde v3rtice, agencia de publicidad y comunicación, somos muy conscientes de cómo funciona el neuromarketing y de las ventajas que tiene de cara a publicitar un anuncio. Si queréis más información no dudéis en contactar con nosotros.