Hoy desde V3rtice, agencia de publicidad y comunicación, os vamos a hablar del significado que en marketing y publicidad, otorgamos al término ‘naming’ y cuales son sus claves para realizarlo de manera efectiva.
 
Denominamos ‘naming’ al proceso inicial de construir una marca, es decir, al hecho de darle un nombre corporativo a una marca. La primera etapa del branding (aspecto que ya hablamos en V3rtice en el siguiente post) es la creación del nombre corporativo de la empresa. Tener un nombre adecuado ayuda a que la marca sea más recordada, atractiva y gane fuerza de cara al cliente.
 
El naming es un proceso que no se puede tomar a la ligera y que necesitará de un buen análisis previo, antes de elegir el nombre definitivo. Pensar que cambiar el nombre de una empresa es una tarea muy complicada puesto que estaríamos ‘obligando’ a nuestros clientes a tener que asociar nuestra empresa a otro nombre y eso es algo que no nos interesa a no ser que la situación sea límite y así lo requiera.
 
Claves para realizar un buen naming:
 
  • El naming es el 1º paso del marketing de tu empresa:
 
El nombre de tu marca será el primer paso que des en cuanto a acciones de marketing de tu empresa. El nombre representa aquello que tu empresa es y además, también puede representar tu misión, visión y valores por lo que hay que tener muy en cuenta que el naming es un elemento muy importante.
 
  • Diferenciarnos de los nombres de la competencia de tu sector:
 
Deberemos llevar a cabo un buen análisis de benchmark para analizar los nombres de nuestra competencia, si son cortos, largos, simples, compuestos, en qué idioma se han puesto, tamaño de las letras… Una vez realizado el benchmarking, tendremos una clara visión de cómo ha actuado nuestra competencia y por qué.
 
  • Actúa en local, piensa en global:
En el caso, probable, que en un futuro os queráis internacionalizar, o que vuestra idea de negocio contemple vender vuestros productos/servicios en otros países, hay que analizar si el nombre elegido (naming) suena bien en otros idiomas, si tiene algún significado en otros idiomas que no teníamos previsto y que sea fácil de pronunciar por las personas que vivan en ese país. Existen casos de namings poco afortunados y que han traído consecuencias negativas para sus marcas como por ejemplo en el sector del automóvil: Ford Corrida, Mitsubishi Pajero, Mazda Laputa o Nissan Moco.
 
  • Que sea registrable:
Al final, este punto es prácticamente el más importante. Para que puedas poner un nombre comercial a tu marca (naming) éste, debe ser registrable dentro de la base de datos del ministerio de España (en caso que quieras registrarlo en nuestro país). Un nombre registrado no se puede volver a poner, es decir, queda patentado. Que te hayas decidido por un nombre no quiere decir, finalmente, que puedas adjudicarlo a tu empresa.
 
 
Desde V3rtice, agencia de publicidad y comunicación, hemos querido destacar el impacto, la fuerza y la importancia que tiene el naming dentro del branding de una empresa.