Como agencia publicidad Barcelona especializada en diseño gráfico tenemos un gran conocimiento de la tipografía que se pueden destacar dentro de cada uno de los diseños que realizamos para nuestros clientes. En este sentido, las tipografías ocupan una parte importante para el buen desarrollo comunicativo.

La tipografía se puede definir como el arte o la técnica en el manejo y selección de tipos para crear trabajos de impresión. En este sentido, la elección de diferentes tipografías estará condicionada a diferentes técnicas y aspectos dentro de la comunicación gráfica que se quiera realizar. Y además, la tipografía es una variable muy importante a tener en cuenta cuando se habla de una marca. Junto a color y la composición forman los tres pilares básicos de la imagen corporativa.
De la misma forma, para poder representar correctamente unos valores y unos ideales de la marca, la tipografía deberá estar por encima de modas pasajeras y soportar el paso del tiempo sin perder un ápice de efectividad. Un ejemplo es el del logo de IBM ya que el logo fue creado en la década de los años 70 y a día de hoy aún se utiliza porque es una tipografía fácil de recordar y que es independiente a modas y creatividades pasajeras.
Por otro lado, uno de los consejos más esenciales a la hora de utilizar las tipografías es que estas sean básicas y claras. La información debe leerse con claridad ya que si no es así esto puede perjudicar a la marca. Además, se debe pensar que la tipografía que se elija debe ser pensada para reproducirse en distintos soportes y tamaños y si se decanta por una fuente con demasiados ornamentos, podría no ser legible. Por lo tanto, menos es más, y la claridad y sencillez no está reñida con la creatividad.
En este sentido, es importante tener en cuenta también el espacio entre caracteres. Una tipografía con muy poco espacio entre caracteres influiría negativamente en esa legibilidad. Por lo tanto, no se trata de utilizar letras con mucho espacio entre caracteres, sino de buscar un equilibrio entre llenos y vacíos. Es decir, buscar el equilibrio entre estos aspectos.
Es decir, cuando nos ponemos a seleccionar una tipografía debemos responder cuatro preguntas: ¿para qué se necesita?, ¿quién lo va a leer?, ¿qué quiere comunicar? Y ¿qué rodea el texto escrito? En el momento en que estas preguntas están totalmente contestadas es cuando nuestra tipografía y nuestro mensaje serán totalmente los correctos.
Y hasta aquí el post de hoy en v3rtice. Como agencia de comunicación de Barcelona especializada en diseño gráfico esperamos que hayáis podido observar algunas de las principales características de este sector del diseño gráfico.