Como agencia de comunicación especializada en asesoria y comunicación de Barcelona, tenemos claro que  la comunicación interna es un aspecto clave para que una empresa funcione a la perfección. Hoy en V3rtice hablaremos sobre las ventajas de mantener informados a los trabajadores y destacaremos algunos consejos para conseguir una buena comunicación interna.
 
Para empezar, la resolución de problemas es más fácil si los trabajadores han sido informados puesto que estos pueden aportar nuevas ideas. Además, crea más colaboración entre trabajadores, aspecto muy importante en una compañía. Por otro lado, la comunicación interna genera un sentimiento de pertenencia ya que los trabajadores sienten que son escuchados y que se cuenta con ellos para decisiones trascendentales.
 
Por otro lado, gracias a la integración y el compromiso de la organización, se mejora la efectividad y el rendimiento de la compañía ya que los empleados se esfuerzan al máximo para que ésta tenga éxito. ¿Pero cómo se consigue una buena comunicación interna? Es importante recordar que la comunicación nunca debe ser unidireccional. Una vez transmitida una información, los trabajadores han de poder dar su opinión, para que así haya más interacción. 
 
Otro aspecto importante reside en el formato del mensaje. En lugar de enviar largos emails, los cargos superiores de una empresa deben utilizar canales más dinámicos, como los vídeos, las redes sociales e incluso organizar desayunos y reuniones. Según cada situación se debe utilizar un soporte u otro.
 
Además, el mensaje que se quiere transmitir debe ser sincero en todo momento y natural, se debe comunicar las buenas, pero también las malas noticias. Por eso la comunicación interna no debe entenderse como una obligación, sino como un proceso necesario para que la empresa funcione. De esta forma, los mensajes deben adaptarse también a cada destinatario (no es lo mismo hablar con unos socios que con unos empleados recién llegados).
 
Finalmente, es importante establecer una periodicidad en los mensajes. Hay información que se transmite de forma puntual (por un suceso concreto) y otra que está relacionada con los cambios que se van produciendo en la empresa. Ésta última debe darse de forma periódica para que así los empleados incorporen como tarea informarse del negocio y dispongan de una visión global de la compañía.
En definitiva, al comunicación interna es una parte de la empresa que no debe descuidarse para que los trabajadores no se sientan aislados y trabajen conjuntamente para conseguir un objetivo común.